Silicon Valley No Existe: Mi Primer Año Como Emprendedor

Silicon Valley No Existe: Mi Primer Año Como Emprendedor

Por Daniel Méndez (Cofundador de The Mosted)

Hace apenas un año, yo y mi amigo Jose nos dispusimos a encontrar esa tercera “pata” que necesitaba nuestro proyecto para poder seguir adelante.

Habían pasado solamente unos meses desde la primera vez que, estando yo de vacaciones, hablamos de la viabilidad del proyecto. En un primer momento, no era más que un pequeño y simple esbozo. Una idea pasajera surgida en un milisegundo. Uno de esos momentos de inspiración donde te preguntas a ti mismo, “¿Y si…?”.

Fue ahí cuando, tras varios años de amistad y habiendo compartido ese mismo deseo de emprender, nuestros caminos como emprendedores se cruzaron. Ya éramos dos en una pequeña aventura que acabó llamándose The Mosted.

Tras varias semanas de haber indagado y conocer más sobre las apps de noticias y la influencia de las redes sociales en el consumo de noticias, pudimos reafirmarnos a nosotros mismos que efectivamente existía un gap en ese mercado. The Mosted podría cubrirlo.

Por un lado, estaban las plataformas puramente de noticias como El País, ABC, o La Vanguardia. Al otro extremo se encontraban las plataformas puramente sociales como Facebook, Twitter o Reddit. Pero, ¿y en medio de estos dos? Estaban las plataformas que de una forma u otra combinaban un poco de ambas.

Flipboard, Menéame, Pocket, Medium o incluso Buzzfeed. Eran todas plataformas que combinaban contenido de interés (y de noticias) y que a su vez ofrecían una plataforma social integrada que permitiera a los usuarios interactuar con otros usuarios en torno a ese contenido. Pero, igual que coincidían todas en ese aspecto, carecían todas de lo mismo. Propósito.

Es ahí donde encajaba nuestra idea y visión de The Mosted. Una plataforma online que combinase contenido de noticias agregado directamente de todas las fuentes principales, con una plataforma de interacción social, que permitiera a todos los lectores poder tener una voz ante los acontecimientos. Ya fuera por una cuestión política, económica, social, o simplemente un interés común entre varias personas.


The Mosted sería la plataforma social de noticias para todas aquellas personas que buscasen un lugar donde poder informarse cada día de lo que ocurría en el mundo, al mismo tiempo que poder interactuar con otras personas a cerca de cualquier tema que pudiera generarles interés, controversia, motivación alguna, o simplemente enriquecerse con la aportación de la comunidad. Y qué mejor que poder contrastar la palabra de uno (el periódico) con la de mil más (los lectores).

Y así fue como empezó.

A finales de Enero del 2017 empezamos a buscar a nuestro tercer socio. Nos habíamos marcado el mes de Febrero como fecha tope para dar con esa persona. Publicamos varios anuncios online. Invitamos a nuestros amigos a que nos recomendaran conocidos a los que les pudiera interesar el proyecto. Contactamos a más de 50 personas a través de Linkedin.

Entre varias conversaciones, mensajes y respuestas, un día nos respondió un chico diciendo, “Me parece buena idea! Cuándo nos encontramos?”.

Ansiosos por conocer a esa persona que había mostrado tanto interés y asertividad en tan pocas palabras, quedamos con él dos días más tarde en Buenas Migas en Plaza Universidad, Barcelona.

Amor a primera vista. Digamos que fue algo así lo que definió nuestro primer encuentro entre los tres. Era mitad de Febrero y habíamos encontrado a nuestro tercer socio. Antonio.
A partir de ahí, fue correr los tres juntos hacia la misma dirección.

Como dos buenos ignorantes del mundo developer, Jose y yo habíamos estado trabajando en un borrador de lo que sería el desarrollo de la app. Dividimos dicho desarrollo en diferentes fases con la intención de tener una primera versión de la app disponible en tan sólo 4 meses. ¿Quiénes éramos nosotros para decirle a Antonio el tiempo que tenía que tardar en hacer las cosas?

Para nuestra sorpresa, Antonio dio su visto bueno y el desarrollo de la app ¡se puso en marcha! Tan sólo dos semanas más tarde recibimos una foto de Antonio por nuestro grupo de WhatsApp. Era un screenshot de la primerísima versión de la app. Y, ¡qué momento! Verle los ojos por primera vez a aquello en lo que llevabas trabajando tantos meses. Fue increíble.

Pasaron los meses y llegamos a Julio. Nuestra primera versión de la app estaba lista. Habíamos creado nuestra cuenta en Google Play y ya solo faltaba la aprobación oficial de Google. The Mosted era una realidad.


Hasta ese punto, el camino emprendido había sido una aventura de varios meses donde lo habíamos pasado muy bien y donde la creatividad había sido siempre el punto de partida. El motor para la toma de decisiones.
No obstante, también había sido un constante jarrón de agua fría en la cara para todas esas veces que estábamos tan convencidos de algo y que sólo una semana más tarde nos parecía una auténtica tontería.

Había sido la propia realidad la que nos bajaba de la nube. La que nos borraba los pajaritos de la cabeza. La que nos recordaba que Mark Zuckerbergs sólo hay uno y que empresas como Facebook o Instagram surgen una de cada un millón.

Una idea. Un mensaje. Una llamada. Un email. Un skype. Una prueba. Otra prueba. Una solución. Y muchas horas de trabajo. Digamos que ese había sido el mayor aprendizaje hasta ese momento. Entender la fórmula del no éxito.  Entender que un paso te llevaba a dar el siguiente. Y que dependía sólo de uno mismo hasta donde estuvieras dispuesto a llegar. No había otro camino. No existía Silicon Valley como tal.

Leave a Reply